¿Cómo funciona la inmunoterapia contra el cáncer?

Parte 1: inmunoterapia basada en transferencia adoptiva de células del sistema inmunitario

Diana Campillo Davó · 15-10-2020 10:00 · CEBE responde

El sistema inmunitario es un conjunto complejo de tejidos, órganos, proteínas y células, llamadas leucocitos o glóbulos blancos, que se encarga de la protección de nuestro organismo frente a agentes extraños como virus y bacterias, pero también frente a células tumorales. Sin embargo, este mecanismo de defensa puede fallar, desarrollándose el cáncer.

La inmunoterapia se basa en el uso y la mejora de nuestro sistema inmunitario con fines terapéuticos. En el caso del cáncer, la inmunoterapia tiene tres grandes objetivos, (1) prevenir la formación de tumores, (2) entrenar al sistema inmunitario frente al cáncer y (3) atacar directamente a las células tumorales. Así, encontramos inmunoterapias basadas en vacunas de proteínas tumorales o contra virus causantes de tumores (Objetivos 1 y 2), inmunomoduladores para provocar respuestas inmunitarias frente al cáncer (Objetivo 2), en anticuerpos contra antígenos tumorales o para activar el sistema inmunitario (Objetivos 2 y 3), en la transferencia adoptiva de células del sistema inmunitario (Objetivo 3) o en virus capaces de destruir tumores (Objetivo 3).

En esta entrada, os explicaré cómo se ataca al tumor usando la transferencia adoptiva de células del sistema inmunitario.

Dentro del sistema inmunitario, hay células como los linfocitos T y las células asesinas naturales o NK (del inglés, natural killer) capaces de detectar y atacar células tumorales. Cuando los números de linfocitos T o células NK son bajos, no pueden realizar su función (especialmente en pacientes de cáncer) o para mejorar su actividad antitumoral, se realiza una transferencia adoptiva. Por un lado, si estas células están presentes en el paciente, son aisladas, multiplicadas en el laboratorio e inyectadas de vuelta al paciente para mejorar su respuesta antitumoral. Si no se detectan o sus células inmunitarias no pueden reconocer las células tumorales de forma natural, linfocitos T y células NK normales del paciente o de un donante compatible se extraen, multiplican, modifican genéticamente para que reconozcan el tumor e inyectadas al paciente. En su mayoría, las modificaciones genéticas se centran en la producción de receptores, proteínas capaces de reconocer partes de las células malignas. Estos receptores actúan como llaves que encajan en una cerradura específica del tumor. Esta cerradura son los antígenos tumorales, componentes de las células tumorales que promueven una respuesta inmunitaria. Los dos tipos de receptores usados en este tipo de terapia son los receptores de linfocitos T (TCR), naturalmente producidos por dichas células, y los receptores quiméricos de antígeno (CAR), un híbrido entre un anticuerpo y un receptor de células T. Una vez que los linfocitos T y células NK expandidos y/o genéticamente modificados son inyectados en el paciente, patrullarán el organismo en búsqueda y captura de células tumorales y, tras detectarlas, las atacarán provocando su muerte.

Muchos investigadores apuestan por este tipo de terapia, estudiando el potencial uso de otros tipos de células inmunitarias, desarrollando receptores contra nuevos antígenos tumorales o mejorando su potencia y especificidad, así como llevando a cabo multitud de ensayos clínicos para asegurar su seguridad. Los grandes avances que se han llevado a cabo en los últimos años en este campo han permitido que tratamientos basados en la transferencia adoptiva hayan sido recientemente aprobados para su comercialización, aumentando el número de terapias disponibles para los pacientes de cáncer.

Comentario(s)

Deja un comentario


Patrocinadores colaboradores

Este blog cuenta con el apoyo de la delegación de cultura de la Embajada de España en Bélgica y de la sección de Bruselas del Instituto Cervantes amparado por la iniciativa conjunta de divulgación científica #SPreadScience.

Instituto Cervantes Arts and Culture section of the Spanish Embassy

Descargo de responsabilidad: El contenido de cada una de las entradas es responsabilidad de su autor(es) correspondiente(s). De esta manera, los puntos de vista expresados en el blog son aquellos de su autor(es), que no tienen por qué reflejar necesariamente los puntos de vista, pensamientos u opiniones de los miembros o representantes de CEBE.

¿Quieres hacer una pregunta?

¿Tienes una pregunta que te quita el sueño y que querrías que un científico te respondiera? ¿O hay un tema del que te gustaría saber más? ¡Mándanosl@!

Categorías

Crónicas científicas (7 Blogs)
Igualdad de género en ciencia (6 Blogs)
CEBE responde (4 Blogs)
Webinarios (2 Blogs)