Las vacunas contra la Covid19: diferentemente iguales

Lorena Sánchez · 29-03-2021 10:00 · CEBE responde

El 2020 llegó con una pandemia y cargado de un montón de términos o palabrejas relacionadas con el mundo de las vacunas. Nunca antes se había escuchado hablar tanto en los medios de comunicación como en nuestra vida cotidiana sobre las vacunas, los tipos de estas y sobre las grandes compañías farmacéuticas y laboratorios que las desarrollan. Aun así, expuestos como estamos a tanta información, no es fácil hacerse una idea clara sobre cómo funcionan cada una de las que han llegado al mercado y que actualmente están siendo administradas a la población.

¿Qué tienen en común todas las vacunas contra la Covid-19? La respuesta es bien sencilla. Independientemente de que las vacunas sean de un tipo u otro, todas ayudan a que nuestro cuerpo desarrolle inmunidad contra el virus que causa la enfermedad generando, por un lado, anticuerpos que lo reconozcan y lo combatan, y por otro, células de memoria. Estas últimas avisarán rápidamente a nuestro organismo de que se ha vuelto a encontrar con el mismo virus, en cuyo caso se volverán a producir anticuerpos para atacarlo. A día de hoy, una de las grandes incógnitas que se está estudiando es el saber por cuánto tiempo estas células de memoria pueden protegernos contra el virus.

En la actualidad hay diferentes tipos de vacunas aprobadas (y en uso) y otras que se encuentran en las últimas fases de los ensayos clínicos. De hecho, es la primera vez que se están desarrollando tantos candidatos a vacuna simultáneamente contra la misma enfermedad.

Existen diferentes métodos para hacer vacunas. Los más tradicionales utilizan el virus entero, bien sea inactivado o atenuado (como la de la polio y el sarampión, respectivamente) o fragmentos de él (como la de la tos ferina). Hay otros métodos un poco más novedosos, en las cuales se utiliza un virus inofensivo vacío (vector vírico) que transporta o bien genes que expresan proteínas o partes de proteínas que pertenecen al virus contra el cual se pretende crear la inmunidad. Y otros métodos complemente nuevos como aquellos que incorporan encapsulado el material genético que contiene las instrucciones para fabricar proteínas específicas del virus. A este último tipo pertenecen las primeras vacunas que se aprobaron para utilizar en humanos, las llamadas vacunas de ARN mensajero (ARNm), que son las de Pfizer-BioNTech y las de Moderna.

Ambas vacunas son bastante similares, pues ambas contienen la información necesaria para sintetizar el principal antígeno del coronavirus, que es la proteína de la espícula (S), la cual se encuentra en la superficie del virus. Para decirlo en otras palabras, esa proteína es como la llave que utiliza el virus para entrar en las células de nuestro cuerpo. Una vez que se nos administra una de estas vacunas el ARNm entra dentro de las células y sirve como plantilla para generar copias de la proteína S. Después de este proceso, la célula elimina el ARNm. Mientras tanto, las proteínas fabricadas son transportadas a la superficie de la célula, o fragmentadas en pequeñas piezas que también se presentan en superficie, y de este modo son reconocidas por el sistema inmune generándose anticuerpos y células de memoria. En el caso de resultar infectado posteriormente a la administración de una vacuna, el cuerpo reconoce el virus y lo combate. Las dos vacunas requieren dos dosis para aumentar su eficacia, aunque el tiempo entre ambas inoculaciones es diferente. La de Pfizer requiere 21 días entre sendas dosis y la de Moderna 28. El principal inconveniente de estas vacunas es el transporte y almacenamiento de estas, pues requiere una cadena de frío permanente con temperaturas extremadamente bajas que obligan a contar con congeladores de -20 y -80 grados centígrados.

Esquema de la estructura del coronavirus

La siguiente vacuna que se aprobó en la Unión Europea fue la de la compañía farmacéutica AstraZeneca. Esta vacuna utiliza un adenovirus inactivado, es decir, un virus que no se puede dividir dentro de nuestro cuerpo, como vector para introducir el material genético necesario para que nuestras células generen la proteína de la espina del coronavirus y así nuestro sistema inmune responda creando anticuerpos y células de memoria contra el SARS-CoV-2. Al igual que las anteriores, esta vacuna requiere dos dosis para ser que su eficacia sea mayor, y ambas deben estar separadas entre 10 y 12 semanas (preferentemente 12). Esta vacuna se transporta y almacena entre 2 y 8 grados centígrados, lo cual facilita su distribución en comparación con las mencionadas anteriormente. Hace poco se ha aprobado otra vacuna de este mismo tipo en Estados Unidos y Canadá desarrollada por la compañía belga Janssen, y también utiliza un vector similar (adenovirus inactivado) y que, a diferencia de la de AstraZeneca, requiere una única dosis. En la Unión Europea se está evaluando su posible utilización en estos momentos.

Además de las ya mencionadas, existen un gran número de candidatos aún en desarrollo y evaluación de los que iremos oyendo hablar a lo largo de este año. Del mismo modo, también durante este año veremos si estas vacunas tal y como están ahora son suficientes para combatir las nuevas variantes o, si por el contrario, se requerirá modificarlas o adaptarlas. En cualquier caso, todas estas plataformas permitirían realizar estos cambios necesarios con relativa facilidad.

Comentario(s)

Deja un comentario


Patrocinadores colaboradores

Este blog cuenta con el apoyo de la delegación de cultura de la Embajada de España en Bélgica y de la sección de Bruselas del Instituto Cervantes amparado por la iniciativa conjunta de divulgación científica #SPreadScience.

Instituto Cervantes Arts and Culture section of the Spanish Embassy

Descargo de responsabilidad: El contenido de cada una de las entradas es responsabilidad de su autor(es) correspondiente(s). De esta manera, los puntos de vista expresados en el blog son aquellos de su autor(es), que no tienen por qué reflejar necesariamente los puntos de vista, pensamientos u opiniones de los miembros o representantes de CEBE.

¿Quieres hacer una pregunta?

¿Tienes una pregunta que te quita el sueño y que querrías que un científico te respondiera? ¿O hay un tema del que te gustaría saber más? ¡Mándanosl@!

Categorías

CEBE responde (13 Blogs)
Crónicas científicas (12 Blogs)
Igualdad de género en ciencia (7 Blogs)
Ganadores "Tu investigación en una imagen o 1000 palabras" - 1ª Edición (7 Blogs)
Webinarios (5 Blogs)
Evento online CEBE (1 Blogs)