¿Por qué nos da dentera el sonido de las uñas en una pizarra?

Juan Manuel Sarasua · 25-05-2021 10:00 · CEBE responde

¿Alguna vez te preguntaste por qué tenemos una reacción tan fuerte a un sonido específico? ¿Eres una de esas personas que no puede resistir el sonido de las uñas rascando una pizarra?

Los científicos todavía no saben cuál es el mecanismo exacto que produce esta sensación, pero esto no significa que no estén haciendo nada para encontrar una respuesta. Lo que he encontrado hasta ahora es que este fenómeno comprende muchas áreas de investigación como la ingeniería de sonido, la psicoacústica, la respuesta humana a los sonidos o la neurología, entre otras.

El sonido es muy importante para los humanos, ya que nos permite comunicarnos con los demás, estar alerta de los peligros y también darnos placer. La interacción social, la cooperación y la comunicación con los demás son muy importantes para la especie humana, por lo que es comprensible que el cerebro "disfrute" de los sonidos producidos por estas actividades.

Entonces, ¿qué sonido es agradable y qué es desagradable?

La combinación de armónicos pueden definir si lo que escuchamos es agradable o desagradable. Sabemos que los humanos prefieren los acordes consonantes a los disonantes y la cantidad de acordes, consonantes o disonantes, presentes en un sonido afecta el comportamiento y el estado de ánimo de las personas.

El sonido de las uñas rasgando una pizarra está compuesto por la combinación de diferentes armónicos. Es similar a un grito o al llanto de un niño. Ese tipo de sonidos a menudo desencadenan una respuesta de la amígdala, una de las estructuras más antiguas de nuestro cerebro (1). Por lo tanto, los científicos creen que esto podría estar relacionado con la forma en que reaccionamos a las sensaciones amenazantes desde tiempos muy antiguos. Podríamos referirnos a ello como un sistema de advertencia muy muy antiguo.

Pero, ¿cómo entiende el cerebro que se trata verdaderamente de una alarma? Dentro de nuestros oídos se encuentra la cóclea, una estructura en forma de espiral rodeada por la membrana basilar que conecta directamente con los nervios auditivos convirtiendo el sonido en impulsos nerviosos. Las ondas sonoras viajan a través de la cóclea y estimulan diferentes partes de la estructura. “Dependiendo de las frecuencias de la onda, se estimulará una parte diferente de la membrana basilar”, dice Antonio Torija, profesor de ingeniería acústica en la Universidad de Salford Manchester, Reino Unido. “Las ondas de alta frecuencia (20.000-1.500 Hz) estimulan la primera parte de la cóclea mientras que las bajas frecuencias (200-600 Hz) estimulan el final. Los humanos somos muy sensibles a las altas frecuencias".

Imagen 1: ondas sonoras y el oído. By OpenStax

Aquí viene la parte complicada: dado que casi todas las ondas sonoras que recibimos están compuestas por muchas ondas de frecuencia, el cerebro tiene problemas para identificar cada una de ellas. En conjunto, esas frecuencias pueden crear acordes disonantes que el cerebro tiene problemas para comprender. Los científicos creen que esta es la razón por la que el cerebro hace que el cuerpo reaccione de una manera tan exagerada.

“Sonidos como el llanto de un bebé y rascar una pizarra se pueden entender como similares, ya que ambos tienen un tono alto, y también lo que se llama aspereza, que es cuando el volumen del sonido cambia muy rápidamente”, dice el profesor Trevor Cox, profesor de Ingeniería Acústica también en la Universidad de Salford.

Utilizando "resonancia magnética funcional (fMRI)", investigadores del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Newcastle, el Centro Wellcome Trust y el Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas en Leipzig, Alemania, midieron la actividad de las "respuestas neuronales a diversos sonidos que variaban en un amplio rango según su nivel de desagrado”. Ellos descubrieron que, de hecho, la amígdala es la estructura cerebral que codifica este tipo de sonidos a través de la corteza auditiva.

 

Imagen 2: “Representación de frecuencia espectral-modulación temporal de sonidos con índices de disgusto alto (superior) y bajo (inferior)” por Kumar, S. et al. (2)

Los ruidos que provocan una reacción de disgusto, como escuchar a alguien enfermo, probablemente se deben a nuestra necesidad de mantenernos alejados de las cosas que nos podrían causar enfermedades. Pero las respuestas a los sonidos pueden ser muy individuales. Por ejemplo, los ruidos de masticación mientras alguien come, algo que a la mayoría de la gente le resulta un poco desagradable, pero, para algunos, puede crear una respuesta emocional muy fuerte, no sólo al escuchar el ruido sino incluso con solo la anticipación de escucharlo. Esta es una condición llamada misofonía y el cuerpo responde al sonido de tres formas distintas: con ira, con disgusto o con ansiedad (3).

“Algunos de esos ruidos son horribles porque los asociamos rápidamente con experiencias previamente conocidas, como el grito de una mujer o el llanto de un bebé”, dice el profesor Cox. “Las emociones que sentimos complementan lo que escuchamos para producir una reacción distintiva. No tiene nada que ver con lo que está asociado, como la uñas arañando una pizarra. Esta reacción varía de persona a persona; algunas personas incluso pueden quedarse sin problemas en una habitación al escucharlo, yo ciertamente puedo".

Escucha algunos de esos sonidos e intenta averiguar cómo te sientes al respecto:

Ahora dinos, ¿cuál es el peor sonido para ti?

 

Referencias:

(1) Mirz et al., 2000; Functional brain imaging of tinnitus-like perception induced by aversive auditory stimuli. Neuroreport 11:633– 637. https://europepmc.org/article/PMC/3505833#abstract

(2) Kumar S, von Kriegstein K, Friston K, Griffiths TD. Features versus feelings: dissociable representations of the acoustic features and valence of aversive sounds. The Journal of Neuroscience. 2012 Oct;32(41):14184-14192. DOI: 10.1523/jneurosci.1759-12.2012 https://www.jneurosci.org/content/32/41/14184

(3) Misophonia UK http://www.misophonia-uk.org/ , versión en español de Muy Interesante

Información sobre el copyright de las imágenes:

Imagen 1: By OpenStax - Creative Commons Attribution 4.0 International License (CC-BY).  https://commons.wikimedia.org/wiki/File:1405_Sound_Waves_and_the_Ear.jpg

Image 2:  Creative Commons Attribution 4.0 International License (CC-BY).

Comentario(s)

Deja un comentario


Patrocinadores colaboradores

Este blog cuenta con el apoyo de la delegación de cultura de la Embajada de España en Bélgica y de la sección de Bruselas del Instituto Cervantes amparado por la iniciativa conjunta de divulgación científica #SPreadScience.

Instituto Cervantes Arts and Culture section of the Spanish Embassy

Descargo de responsabilidad: El contenido de cada una de las entradas es responsabilidad de su autor(es) correspondiente(s). De esta manera, los puntos de vista expresados en el blog son aquellos de su autor(es), que no tienen por qué reflejar necesariamente los puntos de vista, pensamientos u opiniones de los miembros o representantes de CEBE.

¿Quieres hacer una pregunta?

¿Tienes una pregunta que te quita el sueño y que querrías que un científico te respondiera? ¿O hay un tema del que te gustaría saber más? ¡Mándanosl@!

Categorías

CEBE responde (13 Blogs)
Crónicas científicas (12 Blogs)
Igualdad de género en ciencia (7 Blogs)
Ganadores "Tu investigación en una imagen o 1000 palabras" - 1ª Edición (7 Blogs)
Webinarios (5 Blogs)
Evento online CEBE (1 Blogs)