¿Cómo afecta la edad al desarrollo del cáncer?

Mónica Vara Pérez · 25-05-2021 10:00 · CEBE responde

Cáncer. Qué palabra tan pequeña y aterradora, ¿verdad? Desgraciadamente, todos tenemos a alguien en nuestro círculo cercano que ha sufrido o padece esta horrible enfermedad. Pero si nos preguntan "¿qué es cáncer?" o nos pidiesen "definir cáncer en pocas palabras", la mayoría de nosotros nos quedaríamos en blanco. Porque sabemos que es más complejo de lo que parece, pero no sabemos por dónde empezar. Y antes de abordar la relación entre la edad y el cáncer, recordemos brevemente a qué llamamos cáncer.

¿Qué es el cáncer?

Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., el cáncer es "una enfermedad en la que algunas de las células (anormales) del cuerpo crecen sin control y se diseminan a otras partes del cuerpo". Y, como ya sabréis, estas células anormales se agrupan en estructuras llamadas tumores.

Cuando hablamos de un tumor, lo imaginamos como una masa de células cancerosas. Sin embargo, un tumor es mucho más que células cancerosas. De hecho, podemos comparar la estructura del tumor con la de una casa: está formada principalmente por ladrillos (células cancerosas), que a su vez están unidos con cemento (matriz extracelular). La casa también requiere electricidad y tuberías (vasos sanguíneos y linfáticos) y debe haber algún tipo de control que asegure la casa esté construida y mantenida correctamente (sistema inmunológico). Y la estabilidad de la casa también dependerá del terreno donde se construyó (tejido normal).

Hay muchos tipos de células diferentes en nuestro cuerpo, por lo que cuando cada uno de estos tipos de células se vuelve anormal (incluso podemos llamarla “malvada”) y se transforma en una célula cancerosa, resultará en un tipo particular de cáncer. Por ejemplo, en la piel podemos encontrar (entre otros tipos de células) melanocitos (las células que producen la melanina, el pigmento marrón de la piel) y queratinocitos (las células que producen la queratina y contribuyen a la función de barrera de la piel) y cuando se vuelven anormales dan lugar a dos tipos muy diferentes de cáncer de piel: melanoma o carcinoma queratinocítico, respectivamente.

¿Cómo se vuelven anormales las células sanas?

Al igual que estos villanos, nuestras células no se vuelven malvadas de un día para otro. Más bien, es un proceso largo y secuencial en el que una serie de catastróficas desdichas (por ejemplo, mutaciones), una detrás de otra, permiten a las células adquirir habilidades adicionales ("superpoderes") que acabarán permitiéndoles dividirse y reproducirse sin control: en este punto, se han convertido en células cancerosas.

Las células cancerosas adquieren muchos "superpoderes" a lo largo de su vida. Un "superpoder" común a muchas células cancerígenas es la inmortalidad, o la capacidad de evitar los mecanismos de control que nuestras células o nuestro cuerpo tienen para prevenir esta transformación. Estos mecanismos de control se aseguran de que la célula funciona como debe y, si no lo hace (como sería el caso cuando sufre un evento catastrófico, por ejemplo, una mutación que cambia la actividad de una proteína), la intentarán reparar para que vuelva a su estado inicial o, si no pueden, la matarán. De hecho, la mayoría de las células normales que inician este proceso de transformación “maligna” morirán automáticamente y sin protestar, y solo un número muy pequeño de células continuará la transformación y se convertirán en células cancerosas.

Otro "superpoder" que las células cancerosas dominan muy bien es el arte del camuflaje y la manipulación. Las células cancerosas pueden comportarse como el Agente Smith en Matrix y esta habilidad es particularmente útil dentro de un tumor. Por ejemplo, las células cancerosas se disfrazarán de células normales para que el equipo de vigilancia y mantenimiento (el sistema inmunológico) no pueda reconocerlas y, por lo tanto, matarlas. Si las células cancerosas tienen hambre, convencerán a las células normales vecinas de que les proporcionen nutrientes. O se asegurarán de que haya tuberías adicionales (vasos sanguíneos) construidos a su alrededor para que no les falte nada.

A diferencia de las películas de superhéroes (donde el mismo evento catastrófico (como la caída de un meteorito) resulta en personas con diferentes superpoderes), nuestras células cancerosas adquieren "superpoderes" similares después de diferentes eventos catastróficos (en este ejemplo, mutaciones). Por eso se pueden encontrar mutaciones diferentes en diferentes proteínas que confieren el mismo "superpoder" dentro del mismo tipo de cáncer. Estos diferentes caminos ayudan a clasificar las células cancerosas del mismo tipo en varios subtipos y explotan estas diferencias terapéuticamente diseñando, para cada evento, kriptonitas a medida. Desafortunadamente, las células cancerosas pueden adaptarse muy rápidamente y utilizar un camino diferente, lo que hace que la kriptonita hecha a medida sea inútil. Cuando esto sucede, es lo que se conoce "desarrollar resistencia a terapia".

Todo esto es muy interesante… pero ¿qué tiene que ver la edad con todo esto?

Después de un par de años de uso, nuestros teléfonos móviles u ordenadores comienzan a funcionar más lentamente, la batería se acaba más rápido... De manera similar, con el paso de los años, nuestro cuerpo también comienza a perder algunas capacidades: el sistema inmunológico es menos eficiente, algunas células empiezan a funcionar peor (por ejemplo, se dividen con menos frecuencia, cometen más errores o comienzan a acumular sustancias de desecho, entre muchos otros efectos), el cuerpo se debilita un poco y cambia la forma en que retiene los nutrientes, etc. Esto significa que nuestro cuerpo será algo menos capaz de luchar contra la transformación de las células normales y las posibilidades de que las células adquieran "superpoderes" anormales aumentarán. Por eso, tener más de 50 años se considera un factor de riesgo para desarrollar cáncer. Además, los tratamientos contra el cáncer son generalmente muy agresivos no sólo para las células “malas” sino también para las células sanas, y es posible que las células envejecidas no toleren estas terapias tan bien como las células jóvenes.

¿Y qué pasa en la gente más joven?

El cáncer en niños, adolescentes y adultos jóvenes no es tan común como en las personas mayores, pero algunos subtipos de cáncer parecen restringidos a estos grupos de edad. Aunque todavía no se sabe con certeza (aunque se está investigando intensamente) cuáles son los factores que favorecen el cáncer en edades tempranas, los subtipos encontrados en jóvenes se han asociado con factores genéticos. Esto viene a decir que el material genético de estas células ya las ha predispuesto a su transformación maligna y es por eso por lo que (se piensa que) desarrollan cáncer a una edad más temprana. En el esquema de arriba, esta predisposición equivaldría a empezar la transformación a medio camino (célula morada). En cuanto a su aptitud física y capacidad de tolerar el tratamiento, ser joven puede ser una ventaja en algunos casos, pero no marcar la diferencia en otros.

Desafortunadamente, tanto para las personas jóvenes como para las personas mayores, la agresividad y el resultado del cáncer dependerán mucho más del subtipo específico de cáncer y de la etapa en la que se encuentre en el momento del diagnóstico que de la edad del paciente. En resumen, cuanto antes se diagnostique, mejor.

Durante las últimas décadas, se han realizado (y se están realizando) enormes esfuerzos de investigación para comprender y atacar a la versatilidad y los "superpoderes" de las células cancerosas. Este esfuerzo se ha manifestado en grandes avances como mejores herramientas de diagnóstico o la inmunoterapia, entre muchos otros. Y esperamos con ansia las nuevas opciones que la investigación actual del cáncer traerá en el futuro.

Comentario(s)

Deja un comentario


Patrocinadores colaboradores

Este blog cuenta con el apoyo de la delegación de cultura de la Embajada de España en Bélgica y de la sección de Bruselas del Instituto Cervantes amparado por la iniciativa conjunta de divulgación científica #SPreadScience.

Instituto Cervantes Arts and Culture section of the Spanish Embassy

Descargo de responsabilidad: El contenido de cada una de las entradas es responsabilidad de su autor(es) correspondiente(s). De esta manera, los puntos de vista expresados en el blog son aquellos de su autor(es), que no tienen por qué reflejar necesariamente los puntos de vista, pensamientos u opiniones de los miembros o representantes de CEBE.

¿Quieres hacer una pregunta?

¿Tienes una pregunta que te quita el sueño y que querrías que un científico te respondiera? ¿O hay un tema del que te gustaría saber más? ¡Mándanosl@!

Categorías

CEBE responde (13 Blogs)
Crónicas científicas (12 Blogs)
Igualdad de género en ciencia (7 Blogs)
Webinarios (5 Blogs)
Evento online CEBE (1 Blogs)